Otoño


Otoño, hojas secas,
festividad de colores,
unos verdes gastados
a tu paso nos los dejas
con diversas tonalidades
en marrones convertidos.

En tres meses que duras
te bastan para despojar
a los árboles de sus hojas,
meciéndolas desde las alturas
caen lentas, sin aquejar,
mientras al suelo las arrojas.

Otoño, en tu estampa fiel
de dorados incomprendidos,
las tierras dejas alfombradas
en diversos colores de miel
y unos marrones fundidos
por cansadas hojas doradas.


© C.lαRΔ


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este poema dedicado al otoño surgió de la manera más simple y sencilla, vi una foto publicada en twitter, en concreto ésta, subida por Mónica Carrillo, publicitando la llegada del otoño con la publicación de una foto de un árbol solitario en una pequeña pradera, y en la mayoría de sus hojas ya habían emergido cientos de tonos de diferentes marrones, púrpuras y colores tostados, me gustó y decidí también publicitar la llegada del recién entrado otoño, pero con un poco de poesía.

Comentar.

A %d blogueros les gusta esto: