Me contaron una historia

Como dice el título, hace poco me contaron una historia, afortunadamente no es de fabula, pero si fabulosa, eso demuestra que todavía hoy, en los tiempos que corren, existe el verdadero amor, el eterno, ese que no tiene fecha de caducidad, ese que vivimos con ilusión y esperanza.

Si fuese un cuento, comenzaría con “Erase una vez…”, pero como es real, diré que una amiga de un amigo, tiene una amiga que le ocurrió …

Es la historia de un amor, que por ser tan real y sincero, ese que se siente de verdad y que nos llena tanto, que no pensamos en otra cosa, y en la necesidad de que tiene que salir para poder terminar la historia con “… y fueron muy felices y comieron perdices.”   Uno de mis principios es que lo que bien merece, bien vale la espera y por ello debemos ser pacientes, aunque yo no lo se predicar si lo digo a menudo.

“…Te contaré como es la historia. Él se esta separando e hicimos un trato. Que le esperaría y mientras seriamos amigos aunque en el corazón novios, mientras conociéndonos y tener moral, principios para luego poder mirar bien alto.en diciembre hará un año que se me declaro y lo acepte. Es muy duro porque lo máximo que ha habido han sido besos en las mejillas y roce de manos, nada más ni un abrazo. Sólo sé que ese cariño, esa amistad, respeto, amor va en aumento. Es algo tan bonito pero te seré sincera lo estoy pasando cada vez peor porque cada vez tengo más necesidad de estar con él, de verle, de saber lo que es un abrazo de él, de una caricia, un beso. Como verás es un amor limpio, puro y casto.   Esa es mi historia …”

Bien tiene su moraleja, hay que encontrarla.


© C.lαRΔ


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

3 comentarios en “Me contaron una historia

  1. Yo si creo en el amor verdadero, creo que el amor existe. Tan solo que muy pocas personas son afortunadas en saber lo que es estar enamoradas.

  2. El amor existe, y aúnque sea verdadero, puede ser fugáz, pasajero y permanente. No todos deseamos buscar el amor perpetuo, pues no queremos sentirnos con una obligación de por vida a la misma persona. Pero cuanto felíz se viviría si lo desearamos.

Comentar.

A %d blogueros les gusta esto: